Etiquetas

, , , , , , , ,

En las zonas tropicales y ecuatorial la radiación solar incide con un ángulo mucho más perpendicular que en las zonas templadas y boreales. Esta mayor radiación en la zona ecuatorial produce una mayor llegada de energía, esto significa, una mayor cantidad de energía capaz de ser asimilada por parte de las plantas. Esto conlleva una mayor producción primaria (cantidad de plantas) y un intercambio de energía suelo–plantas–consumidores muy rápido.

Imagen01

En los bosques de climas fríos o más templados las temperaturas son más bajas debido a que llega una menor cantidad de energía, así que el intercambio de energía es menor y mucho mas lento. El suelo se carga de nutrientes que necesitan de mucho tiempo para ser degradados y volver a ser captados por las plantas.

En el caso de los bosques de climas cálidos (las selvas), como amazonas por ejemplo, las temperaturas son mucho mas altas debido a la mayor energía que llega desde el sol. Las plantas son capaces de crecer más y con mayor rapidez. Este mayor crecimiento necesita captar muchos nutrientes en el suelo a mucha velocidad. Una vez muertas, las plantas caen otra vez al suelo, devolviendo esa materia orgánica que han ido captando del suelo. Esa materia orgánica está rápidamente disponible otra vez para ser asimilada por otras plantas. Por lo que la materia se halla en un continuo y rápido ciclo de reciclaje. No existe casi almacén de materia orgánica en el suelo, todo lo que muere es rápidamente asimilado por las nuevas plantas que aparecen o por las que ya existen. De esta manera, se puede decir que la mayor parte de la energía que existe en las selvas reside en la parte alta del bosque, en las plantas y árboles, donde se hallan los troncos, las hojas y los frutos.

Captura de pantalla 2014-07-25 a la(s) 09.21.43

Por ello la tala masiva del amazonas se convierte no solo en un problema de deforestación, sino que también genera una zona infértil donde la supervivencia de plantas se hace muy difícil. Al talar los árboles y retirar la madera se retira el aporte de materia orgánica y ese ciclo de reciclaje de materia y energía que existía se rompe. El suelo se queda sin más aporte de materia orgánica. Esto significa que las primeras cosechas realizadas serán fructuosas y rentables, pero al cabo de un corto periodo de tiempo, ese suelo utilizado para cultivo se quedará ausente de materia orgánica y nutrientes, haciendo muy difícil la vida de las plantas, obligando a abonar la tierra cada temporada, lo que produce además una contaminación del terreno debido al aporte un excesivo en algunas sustancias.

Por Javier Zulategui Beñarán